Distrophia >> Blog


Te gusta el contenido??? +1 en google+ !!!!>>>>>

Sobre el asalto

Posted by Alex on Sunday, June 17, 2012 Under: Otras cosas

Hola, esto es un post que publiqué hace unos minutos en el foro de la Cueva, en el que habla el más reciente capítulo en el proceso del asalto que sufrí hace casi un año:

Ya en estas vacaciones me había tocado ir una vez a puente grande, para darme con la enorme sorpresa de que los burócratas de ese penal terminan sus labores muy temprano, así que tenía que presentarme en otra ocasión. silent 

En fin hoy siendo mi último día entre semana libre se me ocurrió ir para poner fin a esto de una buena vez y vaya que fue una travesía peculiar:
el camión estaba lleno, eso no tiene nada de sorprendente, pero la mayor parte de los pasajeros llevaban comida para compartir a sus presos familiares o amigos, cosa que es muy buena, pero el pobre camión estaba inundado de tantos olores que preferiría estar en el semefo Suspect en fin llegamos al penal y la mayoría de la gente se bajó en esa parte de las visitas, yo me bajé en donde hace terminal dicha ruta.

Me dirigí al juzgado 13° de lo penal, que es al que estaba asignado mi folio, pedí la ayuda de un agente del ministerio público y una agente me ofreció un poco de información; pensé que ella sería quien me atendiese durante mi visita, pero me mandó en cambio a otra persona quien comenzó a tomarme datos.

Todo parecía bien confused ya me estaba preguntando por qué todo tan bien, y claro no podría faltar, las vueltas eternas y la burocracia:
como no quisieron buscar o lo que fuera, me mandaron a "una computadora cerca de las escaleras" claro, otra oficina de módulo de información, aunque claro, no me lo podían decir de esa manera clara y concisa eh? Mad , pero en fin no puedo quejarme de esa Señora Mirna quien me atendió de maravilla. Cuando por fin di con aquellas máquinas me pregunté cómo la iba a utilizar, era un programa estilo base de datos en el cual debías poner los números de folio, caso o lo que tuvieras a la mano con respecto a tu proceso (pero claro eso no te lo explican, llegas a esa conclusión cuando comienzas a moverle con resultados infructuosos); y bueno como había gente detrás de mí esperando su turno y no podía dar con mi información les cedí mi lugar en lo que pude darme cuenta de una hoja amarilla con unas pequeñas instrucciones sobre el uso de aquél programa. Realmente sencillas debo decir, pero me da la ligera impresión de que las personas que no conocen los aspectos básicos del manejo de las computadoras habrían tenido un serio problema con el programa, ya que sus atajos son poco prácticos, pero en fin, ya había obtenido mis datos, tomé nota de ellos en ese antiguo papel que me dieron en los juzgados municipales hace aproximadamente un año cundo todo esto comenzó y me dirigí nuevamente a las oficinas de aquél juzgado decimotercero de lo penal.

Estando ahí, Mirna (cuyo nombre supe hasta que me retiré de los juzgados), accedió a mi folio y comenzó a decir cosas con una secretaria, luego con la ministerio público mientras yo disimulaba estar papaloteando en otras cosas y poniendo atención:
Claro para ellos otro caso de persona que tiene un caso que se dio por perdido y que debemos deshacernos de él, pero para nosotros los afectados se trata de nuestro caso, nuestro asalto/problema/afección o lo que sea, algo que probablemente jamás comprenderán hasta que a ellos les suceda pero irremediablemente no será suficiente para poder cambiar su manera de laborar.

Mirna se dirigió de nuevo a mi y me dijo que mi caso era viejo y que como NUNCA rendí declaración (oye espera, declaré una vez en el juzgado municipal, luego ratifiqué dicha declaración en la Procuraduría General, para que se me tomara otra, y mandarme a dar vueltas eternamente como ya lo comenté anteriormente!), así que el Ciudadano Juez no tuvo de otra mas que declarar la detención del agresor como "detención injustificada" o algo por el estilo (aquellos que dominan este tipo de cosas sabrán el término real que me dieron, que en este momento no puedo recordar), así que lo soltaron, como siempre, como en México lo saben hacer con excelencia.

En fin, no era culpa de ellos, hasta donde puedo concluir, ya que parece que esos super burócratas oficinistas licenciados de máximo nivel y de remarcable amabilidad y humanidad en el servicio de la población NO PASARON mi denunicia, ni mi declaración, así como otra información valiosa a la penal, deshaciéndose de esta manera del criminal y por supuesto, deshaciéndose de mi.

Eso por default ocasionó que todo el proceso no continuara en contra de este señor (el agresor), así que el juez lo dejó ir y mi caso pasó a archivo.

Bien, todo esto no me lo dijo Mirna, si no que tuve que sacar mis propias conclusiones por los datos que ella me daba a medias, yo sólo até los cabos como mi comprensión me lo dio a entender.

Mirna pensaba que me iba a alarmar por haber soltado al acusado, pero realmente eso pasó a segundo plano desde hace mucho tiempo, mi objetivo era recuperar ese ipod que por derecho divino es mio jajajaaj pale; así que le dije que lo único que me interesaba en ese momento era recuperar mi objeto, para lo que puso una especie de cara de alivio seguida de una cara de oh no, más problemas. Se fue nuevamente a platicar el asunto con la MP y con secretarias, regresando con malas noticias, pero que eran de esperarse:
Resulta que como mi caso se fue a archivo y la respetable gente de la PGR nunca pasó la información, ellos no tienen conocimiento de dónde se encuentra mi ipod, por lo cual mi trámite se torna casi imposible: debo dar una factura del aparato (cómo podría tenerla? además fue un regalo) y en caso contrario 2 testigos con datos completos a disposición del juzgado (es decir, cuando ellos quieran que vayan a testificar a la penal que está muy lejos de la ciudad mis testigos tienen que estar allí), y un "escrito" especie de oficio en el cual pido la devolución inmediata de mi objeto robado.

Vaya show, lo pensé por un momento y fui a donde hacen esos dichosos escritos, y por qué no lo imaginé? era una papelería, ese afamado escrito me iba a costar algún dinero.

Claro, para no desentonar en el ambiente burocrático, las personas que atienden esa papelería se encontraban platicando y muy metidas en sus asuntos, platicando que si el tipo tal se metía con ella y que si los globitos y que si tal cosa u otra, cuando por fin pude tener una oportunidad de hablar, pregunté el precio de los escritos y me mandaron a volar; tomé un poco de aire porque ya tanto humo de tabaco que es como el oxígeno de todas esas oficinas me estaba provocando un severo dolor de cabeza y estaba comenzando una reacción alérgica; quise llamar a mi casa para preguntar si valía la pena seguir con los trámites, si estaban dispuestos a testificar e ir hasta el penal cuando el juzgado dispusiera de ellos, pero siguiente sorpresa: no había señal telefónica.

Me quedé cierto tiempo pensando en muchas cosas, tal vez conseguir un teléfono de monedas, el cual no pude encontrar y una serie de soluciones que realmente habrían sonado como cosas desesperadas, por lo que fui nuevamente a esa papelería, con la mentalidad de interrumpir a esas decorosas y decentes damas que la atendían para obtener "la oportunidad de ser su cliente", y cuando me dijeron el precio de su super escrito me quedé tanto sorprendido como con un sabor de boca familiar y un tedio enorme: 50 pesos por redactar tan complicado oficio.

No es ser tacaño, es más bien pensar en todo lo que se tiene que hacer, en las vueltas que hay que dar, el tiempo perdido, el dinero, la indignación, el tener que estar en lugares donde juntan a lo peor de la sociedad y a algunas personas de manera injusta, estar en esos lugares y pasar todo eso, para obtener una cosa que te pertenece!!! No eso es el sistema de Justicia en México, y me imagino que es muy similar en otros lugares, y es realmente penoso y lastimero, y teniendo todo eso en mente me regresé al tercer piso al juzgado para dar las gracias y despedirme, porque estaba dándome cuenta de que aquello que quería recuperar lo había perdido hace un año, siendo su nuevo dueño primero un ladronzuelo que pude haber golpeado o hecho lo que la rabia y el instinto me indicaran y que por decencia preferí levantar una denuncia y hacer las cosas como dicta la ley, para que su siguiente dueño fuera una dependencia del gobierno. Totalmente reprobable.

A unos pasos de la puerta me detuve, me quedé viendo el cielo y me recargué en la pared a pensar:
Ya estoy aquí, me costó mucho tiempo, convicción, vencer a la flojera, un par de peleas con mis hermanos y mi madre, para regresar a la casa con las manos vacías, y si me iba en ese momento iba a permitir que este deformado sistema siga girando y ganando como siempre lo hace, y que si en alguna ocasión tendría que regresar habría que repetir todo lo que pasé hoy, para estar de nuevo un paso atrás de mis metas. ¿Soy realmente ese tipo de ciudadanos que permiten que el sistema haga lo que quiere, que los que trabajan para un sistema tal vez bien hecho, pero deformado por ellos mismos por su flojera y falla en su cargo de servidores públicos me arruinen? ¿permitir que como siempre se salgan con la suya? No

No lo voy a permitir, y aunque ese ipod debo darlo ya por perdido, no puedo irme sin decir que no lo intenté, que terminé por fin convencido por los hechos que yo mismo viví que este país tiene mucho en qué mejorar y que desgraciadamente somos las mismas personas que lo habitamos quienes hemos permitido que esta nación y su manera de funcionar sea esa máquina grasosa y asquerosa, rechinante y anticuada que es hoy, cuando todo esto termine podré decir convencido en su totalidad que no puedo confiar en la justicia de mi país, porque no se trata del objeto en sí, se trata de que esto le sucede a todos los que perdemos algo y con la falsa ilusión de haberlo recuperado gracias a la justicia nos encontramos con esa desgraciada pared que es la burocracia y el mal servicio de LOS SERVIDORES PÚBLICOS, eso es lo que duele.

Por eso bajé nuevamente las escaleras y pedí que se me hiciera el escrito, anoté en una hoja los datos de mi caso, mis datos, los del objeto y los de los testigos que en ese momento deseaba no se molestaran al enterarse que los puse a ellos, para recibir un juego de 4 copias de un simple formato rellenado con mis datos, que para postre estaban anotados con una exquisita ortografía, a pesar de que yo mismo en una hoja los anoté para que pudiera copiarlos la señorita que lo realizó.

Pagué mis 50 unidades monetarias que claro eran dinero fácil para aquella papelería, todos los afectados si queremos que se realice algún tipo de acción tiene que ser por medio de este tipo de papeleos, que son a final de cuentas formatos llenados por una empleada de una papelería, en lugar de tenerlos en los juzgados impresos, para que el afectado los llene con su información personal, es más práctico y claro más amigable y cordial con nosotros, las personas a las que se supone nos deben hacer un servicio por el cual se les contrató; pero bueno no puedo seguir quejándome. Entré al juzgado y esperé a ver a Mirna nuevamente; le di el juego de copias y me dio uno, en los otros tres tuve que firmar y añadir una línea la cual no puso aquella señorita de la papelería; a final de cuentas, Mirna me dijo como ya lo había hecho la MP, que llamara al juzgado en un mes, que es lo que regularmente suelen tardar en sacar un oficio del archivo cuando se solicita de la manera en la que la hice, que para enriquecer el dato, es la más ágil; de esta manera al tener ellos en poder nuevamente los datos de mi caso podrían informarme el paradero de mi ipod, y más o menos decirme cuándo citarían a mis testigos para que afirmaran que se trata de un objeto de mi propiedad, incluso me dijo que era probable que el ipod siguiera en calle 14 (que es el nombre de esa oficina de la Procuraduría, y así le llaman a dicho sitio), lo que me hizo indignarme más sobre el servicio y trato que recibí en aquellas oficinas.

Me despedí dando las gracias a Mirna y con muchas cosas en las cuales pensar, me di cuenta que después de un año que todo pasó probablemente a estas fechas seguiría batallando en caso de haberlo hecho en cuanto tuviese la oportunidad (eso sería vacaciones de invierno 2010), pero que aún existen servidores públicos que hacen bien y de manera humana su trabajo, como aquél servidor que me atendió en el juzgado municipal, los policías que me auxiliaron aquella vez y por último la MP y por supuesto, Mirna quienes son el tipo de personas que deberían trabajar en todos lados, gente con una verdadera mentalidad de servicio y que tienen en mente que atienden personas y todos tienen derecho de que se les trate de manera cordial y que sus casos se resuelvan con brevedad. 

En fin, ahora tengo que esperar un mes, para llamar y saber en dónde se encuentra ese pequeño aparato que me ha causado grandes problemas y disgustos y ver si mis testigos y yo tenemos la oportunidad de acudir al sitio donde se nos cite y el día que se nos cite.

Gracias por leer esto, es indudable que hay historias mucho peores que la mía, pero esto es una probada de cómo funcionan las cosas en este país para quienes las hacemos como dictan sus normas, y a pesar de todo amo a mi país, y es motivo de profunda tristeza ver las lastimeras condiciones del mismo. 

Te gusta el contenido??? +1 en google+ !!!!

In : Otras cosas 


Tags: la cueva distrophia blog música metal hardcore heavy metalcore brutal death metal alex frases dichos asalto delincuencia procuraduría pgr policía puente grande juez juzgado justicia 

Sobre mí


Pablo Alejandro Macías Torres Médico, músico, gamer, freak, ¿qué cosas locas pueden salir de una mente tan torcida como ésta? Sólo lo sabrás escuchando mi música y leyendo mis posts. Éxito con eso o.O (Si quieres más detalles, visita la página con mis datos que está en la página principal de La Cueva)
Make a Free Website with Yola.